PDI detuvo a pareja que usaba amasandería como fachada para vender droga

IMG_4399 IMG_4410 IMG_4420 IMG_4455

Una investigación del equipo Microtráfico Cero de la PDI culminó con la detención de una pareja chilena que montó un negocio de amasandería y abarrotes en Arica, como fachada para vender droga en pequeñas cantidades.

En un allanamiento al negocio y domicilio de los imputados, realizado en coordinación con la Fiscalía, en la población Chinchorro Oriente II, los detectives incautaron 586,55 gramos de cocaína base, distribuidos en ocho contenedores de papel que fueron encontrados en la misma habitación utilizada para confeccionar la masa del pan.

Los imputados de este caso, una mujer de 24 años y un hombre de 39, fueron sorprendidos en forma flagrante en el proceso de “secado” de la sustancia, la que “estaba precisamente al lado de los panes en proceso de cocción”, describió el jefe de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Arica, Javier Valenzuela.

Los policías dieron además con 6,61 gramos de cannabis sativa, 98 comprimidos del fármaco Diazepam, 69 papelillos listos para su venta, elementos de dosificación de la droga, dos teléfonos móviles y 280 mil pesos en efectivo.

El oficial explicó que la pareja había montado este negocio con la finalidad de distribuir a otros microtraficantes del sector norte de Arica. Se trataría de una especie de “sociedad pantalla”, donde las ganancias del negocio ilícito se mezclaban con las del tráfico de drogas en un pozo común.

“Ellos eran los dueños del negocio y obviamente tenían gente que les cooperaba en la elaboración del pan”, dijo el comisario de la Brianco Arica.

Tras ser conducidos este miércoles al Juzgado de Garantía de Arica, el hombre quedó en prisión preventiva, bajo una investigación de 90 días de plazo, mientras que el futuro de la mujer deberá ser decidido por la Corte de Apelaciones.

El detenido tiene antecedentes policiales por el delito de apropiación indebida de especies e infracción a la ley de drogas.

Un elemento que podría ser considerado como un agravante en el proceso judicial es que este negocio ilícito operaba justo en las cercanías de dos establecimientos educacionales de Arica.