Las Presencias Tutelares cumplieron veinte años decorando el desierto de Arica y Parinacota

 

DJI_0005.MOV.00_07_09_28.Imagen fija001 DJI_0005.MOV.00_08_14_23.Imagen fija002 DJI_0006.MOV.00_00_46_46.Imagen fija001 DJI_0006.MOV.00_03_33_27.Imagen fija002

 

En el Marco del calendario municipal en el “Mes del Patrimonio”, el municipio se compromete al cuidado de las obras que cumplen veinte años desde su creación.  

Una visita al emplazamiento de las obras, que reunió al artista, Juan Díaz Fleming, y al director de Cultura del municipio, Félix Olivares, mostró el cuidado y estado de las monumentales estructuras, las cuales demuestran un respeto único de los visitantes, y que el municipio reconoce, comprometiendo apoyo y mejoras en el cuidado para su posterioridad. 

Félix Olivares, director Dirección de Cultura, invitó a cuidar el lugar, señalando   que el municipio se hará parte en materias de conservación: ”poder visitar este espacio con el autor de las obras y priorizar, cuales son las medidas que se deben tomar para su conservación y lo primero que tenemos que hacer es llamar a  la gente para que cuide,  que no ingrese con vehículos, que no bote desperdicios, que de alguna manera podamos difundir esto,  para que otra gente también lo pueda disfrutar”, señaló.

ESCULTURAS DEL DESIERTO

Las “Presencias Tutelares” son un conjunto de esculturas, ubicadas en las afueras de Arica, creadas por el artista y académico del Centro de Artes de la Universidad de Tarapacá, Juan Díaz Fleming, en el año 1997.

Sin duda, todo viajante ha presenciado la existencia de las monumentales obras, que se encuentran en medio del desierto, a 27 kilómetros de la capital regional de Arica y Parinacota.

Las estructuras decoran la Pampa de Acha, su tamaño, estructura, color y diseño, permiten su avistamiento desde la carretera, captando la atención de los viajeros, quienes disfrutan al pasar, mientras otros, se detienen para admirar su belleza, mientras el paisaje decora la obra.

El artista se mostró agradecido de la comunidad que ha visitado el lugar: “yo estoy muy agradecido de la comunidad de Arica, porque nunca han sido rayadas, a pesar que aquí han entrado autos y han recorrido el lugar, es solitario, pero hay un respeto increíble que no lo he visto en otras partes y bueno las autoridades también me cooperaron bastante para conservar el lugar”, subrayó.