EN LA CANCHA SE VEN LOS GALLOS

ESTADIO ARICA 1

Estamos asistiendo a una serie de declaraciones respecto a la situación de nuestro mundialista estadio Carlos Dittborn –uno de los históricos orgullos del deporte local-, de las malas condiciones de la cancha en la que el Club San Marcos de Arica hace de local en la competencia nacional, y a las explicaciones de cuándo, cuánto y por qué la espera de la segunda etapa de remodelación y de la instalación de la pista atlética (Como fiscalizador estoy exigiendo la máxima celeridad para tal efecto). Cada uno de nosotros, ciudadanos y ciudadanas, autoridades y dirigentes sabemos de las excusas y de las verdades de las declaraciones y –claro está- con excusas y declaraciones no llegaremos a la solución que la región, los deportistas y aficionados, están esperando hace ya demasiado tiempo y que, al lado de los estadios de San Luis y Coquimbo, por ejemplo, nos ubican en una segunda categoría.
Es con acciones, actitudes, voluntades, compromisos verdaderos y sin declaraciones rimbombantes que lograremos el objetivo deseado. Entonces, es el momento, es la ocasión, es la oportunidad para que nos sentemos todos y todas, sin gritarnos, sin descalificarnos, sin agredirnos (Arica ya tuvo demasiado de eso), a buscar los caminos más cortos y precisos para que el Carlos Dittborn continúe siendo nuestro orgullo, para que los atletas tengan la mejor pista y los mejores fosos de salto, para que los deportistas amateur tengan buenas canchas e infraestructura y para que el público, la ciudadanía, vuelva a ser protagonista de los eventos deportivos y no las declaraciones y las excusas.
Total, siempre se ha dicho que “en la cancha se ven los gallos”.

Columna de Opinión diario La Estrella de Arica
02 de julio de 2011